Manufacturas históricas

La Real Fábrica de Paños de San Fernando de Henares fue construida entre 1747 y 1749 en un paraje situado en las proximidades del río Jarama. Era un edificio de planta cuadrada organizado alrededor de un amplio patio que proporcionaba iluminación natural a las distintas dependencias de la fábrica repartidas por la planta de acceso. En el piso superior se encontraba la vivienda del gobernador, que contaba con una veintena de habitaciones dotadas de chimeneas francesas. La fachada principal del edificio es de cantería de piedra caliza y en ella se concentra toda la ornamentación exterior de la obra. En esta fábrica se produjeron paños finos de gran calidad durante un corto periodo de tiempo.

Además del edificio que albergaba la fábrica propiamente dicha, se construyeron en los alrededores del Real Sitio una serie de infraestructuras y obras auxiliares que resultaban imprescindibles en el proceso de fabricación de paños. Las más importantes fueron el lavadero de lanas, la oficina de tintes y el batán para tundir paños, que se encontraban en distintos puntos de la ribera del río Jarama.