Cultivos

Ocupan al menos la mitad de la superficie del Parque. Los regadíos, sobre todo maizales, se ubican generalmente en zonas de vega mientras que los cultivos de secano, olivares, viñedos y cereales, aparecen en los llanos del páramo. Existe una vegetación anual oportunista, colonizadora y de un marcado carácter nitrófilo, directamente asociada a estos aprovechamientos agrícolas. Son comunidades arvenses, cosmopolitas, herbáceas o fruticosas, generalmente de pequeño porte y pobre en especies que proliferan en los meses primaverales, con densidades muy variables dependiendo del grado de abandono (eriales) o de roturación de cada cultivo. Este tipo de plantas ruderales también proliferan en las cunetas y bordes de carretera.

Entre las especies más frecuentes se encuentran: Papaver rhoeas, Papaver somniferum, Hordeum murinum, Onopordum nervosum, Marrubium vulgare, Eruca vesicaria, Cynoglossum cheirifolium... etc. Se ha constatado y es digno de mencionar la presencia de una planta alóctona, relativamente abundante en algunos enclaves ruderales a unos 530 m de altitud. Se trata de la especie Amsinckia calycina perteneciente a la familia Boraginaceae. Es una planta herbácea, anual, de 15 a 50 cm de altura, nativa de América del Sur y área meridional de América del Norte, de tallos y hojas ciliados con flores de un amarillo anaranjado muy llamativo. Es la primera cita que existe en la Comunidad de Madrid.