Medio físico


Un breve recorrido por el territorio de este espacio natural protegido permite inmediatamente destacar dos elementos clave de su realidad física: la hidrografía y el relieve. Bien es cierto que estas dos unidades, que constituyen los aspectos más visibles de este espacio, son la expresión de otros componentes menos perceptibles, que son los que van a constituir y definir el medio físico del Parque.

Geología

El Parque Regional del Sureste es un territorio privilegiado en cuanto a las muestras visibles de su geología, presenta una notable diversidad en diferentes aspectos como los estructurales, estratigráficos, paleontológicos o geomorfológicos. Los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama atraviesan materiales terciarios y cuaternarios de la zona centro occidental de la cuenca del Tajo, cuya característica geológica más relevante es su disimetría, con largas y escarpadas vertientes y un amplio desarrollo de terrazas.

Leer más: Geología

Relieve

Dentro de las grandes unidades de relieve de la geografía madrileña, el Parque está constituido por las denominadas llanuras de meseta y los valles fluviales. Las primeras contienen dos subunidades, los Páramos y relieves asociados y las Llanuras de transición.

Leer más: Relieve

Clima

La región centro de la Península Ibérica pertenece al dominio del clima mediterráneo-templado con tendencia mediterráneo-continental. Los principales rasgos climáticos se concretan en una precipitación media anual comprendida entre 440 y 490 mm y una evapotranspiración media anual que oscila entre 700 y 776 mm, especialmente marcada en los meses estivales. La temperatura media anual se sitúa en torno a los 14ºC, con medias estivales de 22 a 25ºC, e invernales próximas a los 6ºC.

Leer más: Clima

Hidrografía

El Parque Regional del Sureste se estructura en torno a los ejes de los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama, constituyéndose sus cauces como elementos físicos determinantes en la configuración de este espacio. Los ríos, en concurrencia con la geotectónica, han sido los agentes modeladores del relieve del Parque, configurando hábitats y ecosistemas valiosos para albergar diversos y variados procesos biológicos, al mismo tiempo que han condicionado las actividades socioeconómicas en la fértil vega del Jarama.

Leer más: Hidrografía

Edafología

El suelo es la parte sólida más externa de la superficie terrestre sirviendo de soporte a la vegetación, fuente de nutrientes para las masas forestales, los cultivos y otros seres vivos, sometida a las distintas acciones provocadas por los agentes atmosféricos y las actividades humanas dirigidas al aprovechamiento de su potencial productivo. También es el soporte de actividades constructivas, industriales y extractivas de distintos tipo de las que el Parque Regional del Sureste tiene una amplia representación en su aprovechamiento como fuente de materiales para la construcción, arenas y gravas fundamentalmente, en la vega del Jarama.

En los suelos pueden diferenciarse características y cualidades, las primeras están compuestas por una serie de atributos como la textura o el contenido en materia orgánica, mientras que las segundas revelan su respuesta y vulnerabilidad ante un uso determinado. La roca, el clima, la vegetación y la fisiografía son los responsables de los procesos de formación a través de una serie de transformaciones físicas y químicas del suelo que se producen a lo largo del tiempo. Las acciones provocadas por estos elementos producen la diferenciación de distintos niveles horizontales de distinta composición, la sección vertical de un suelo está compuesta pues por los distintos horizontes de un suelo y permiten su clasificación.

 

La clasificación de suelo utilizada fue establecida por el Working Group for Soil Classification and Surveying de la FAO en 1968, y revisado en 1989. Aporta un método de clasificación de suelos basado en la definición de unidades taxonómicas en dos niveles básicos de detalle: 28 grupos principales, subdivididos en 153 unidades de suelos. El sistema de clasificación está inspirado en el Sistema americano de la Soil Taxonomy, sobre todo en la identificación de los horizontes de diagnóstico, pero recoge en gran medida la nomenclatura de las clasificaciones genéticas tradicionales.

 

Leer más: Edafología